Cristóbal Soler

El maestro Soler imparte un curso de dirección en Asturias

El hotel rural y restaurante Los Llaureles, de Torazo (Cabranes, Asturias), acogerá, entre e l4 y el 8 de julio, el I Curso de Dirección e Interpretación Musical, que imparte el maestro Cristóbal Soler, quien fuera, hasta finales del año 2015, director musical del Teatro de la Zarzuela de Madrid. Soler será asistido en la dirección el ovetense Gaspar Muñiz Álvarez, graduado recientemente en Londres con las más altas calificaciones.

La principal novedad de este curso es que, todos los días, la última clase –programada para las 22:30 horas– será abierta al público y en ella podrán participar todas las personas asistentes. Esta característica se explica por el enfoque con el que el maestro Soler ha diseñado la formación, en la cual, no solo es importante el estudio previo de cada obra, sino también su correcta contextualización y una interpretación que se ajuste al público receptor.

«La vitalidad de la interpretación de una obra musical depende de un modo particular de que la relación entre el autor, el músico y el oyente sea acorde a la obra, la situación y el momento», señala Soler para justificar esta apertura al público.

 

Concierto de clausura

Además, el viernes 8 de julio, a las 20:00 horas, se celebrará el concierto de clausura en la iglesia de san Cristóbal el Real de Colunga, donde se interpretarán obras de Gioachino Rossini, Alessandro Marcello, Johann Sebastian Bach, Georg Friedrich Händel y Francesco Corselli. Este concierto contará también con la participación de la mezzosoprano Lorena Valero, ganadora del premio extraordinario Grandi Voci el año 2011, ente otros muchos logros.

En esta primera edición están matriculados cuatro jóvenes directores de orquesta y un grupo de catorce intérpretes llegados de toda España, los cuales trabajarán múltiples aspectos técnicos, así como los criterios artísticos que deben regir la dirección musical.

Considerado uno de los directores más importantes de su generación, Cristóbal Soler ha desarrollado una dilatada carrera dentro del repertorio sinfónico y operístico europeo. La crítica ha destacado su carisma e interpretación, así como su técnica de dirección consolidada y precisa. Esta es el resultado de una formación sólida y rigurosa recibida en Viena a lo largo de una década y de la mano de directores de la altura de Harnoncourt, Sawallisch, Prêtre, Vladimir Fedoseyev o Mariss Jansons.

Deja un comentario